FEMENINOS
Desarrollo de los genitales
Monte de venus
Labios mayores y menores
Vulva y otras estructuras vestibulares
Himen
Clítoris
Vagina
Cuello del útero
Utero
Trompas de Falopio
Ovarios
Visto:  11949 
   VAGINA   
Página 2 de 2
Página 1 Página 2
 
 
Infecciones vaginales
 
 

PROTECCIÓN CONTRA INFECCIONES

En los bebés, la vagina suele estar protegida por el himen o "virgo", una membrana fina con algunas perforaciones que permiten salir la menstruación. Antes de la primera relación sexual, la vagina está protegida contra infecciones por el himen y se considera que su función es la de proteger la vagina de la niña de infecciones y microorganismos externos.

Con la llegada de la pubertad, la vagina adquiere su propio ecosistema de gérmenes que la protegen contra infecciones y pierde su razón de ser, porque desarrolla su propia "flora vaginal" para defenderse. Por tanto, el himen pierde su utilidad porque con el paso de los años el himen se pone más fino y se puede romper con facilidad.

En el epitelio mucoso existe una gran cantidad de glucógeno cuya fermentación, producida por el "bacilo de Döderlein", le confiere el carácter ácido al líquido vaginal que con un pH bajo, ayuda a prevenir la infección por otros microorganismos que no toleran esta acidez Es normal que este bacilo se encuentre en gran cantidad, pero a veces disminuyen o desaparecen por tomar antibióticos o por lavarse la vagina con jabón o utilizar duchas vaginales, provocando una mayor propensión a contraer infecciones vaginales.

 

EFECTOS SOBRE LA FERTILIDAD

La presencia de infecciones vaginales puede producir problemas de infertilidad debido a la disminución de la frecuencia sexual por el dolor que puede ocurrir durante la relación sexual (dispareunia). Además, puede favorecer el herpes, cuando hay aumento de la acidez vaginal, como es el caso de la candidiasis, o porque pueden causar alteraciones de la calidad del moco cervical e infecciones del tracto genital superior como la clamidiasis, la gonorrea, etc.

 

 
 
Relación del pene con la vagina
y el cuello del útero
 

TERMINACIONES NERVIOSAS

La vagina tiene muchas terminaciones nerviosas, sobre todo cerca de la salida y en la cara anterior. La parte interna y el fondo son prácticamente insensibles; además, aumenta mucho de diámetro en el momento de la excitación sexual, de allí que un pene de gran tamaño no tenga mucho efecto, sobre la estimulación de la parte interna y el fondo de la vagina.

Por el contrario, cuando el pene es muy largo, puede pegar con el fondo de la vagina y el cuello del útero, lo cual ocasiona un movimiento de las estructuras internas de la pelvis, que puede ser molesto e inclusive doloroso (dispareunia).

Si la mujer tiene adherencias por cirugía de la pelvis, endometriosis (presencia de tejido endometrial fuera de su localización normal dentro del útero), etc. es más frecuente la dispareunia.

 

 
 
Orgasmo femenino
 
 
 

ORGASMO FEMENINO

El orgasmo femenino se caracteriza por contracciones simultáneas y rítmicas del útero, de la "plataforma orgásmica" y del esfínter anal. Las primeras contracciones son intensas y muy seguidas, con intervalos de 0,8 segundos. A medida que progresa el orgasmo, las contracciones disminuyen en intensidad y duración y los lapsos son menos regulares.

Un orgasmo moderado puede tener entre tres y cinco contracciones, mientras que uno intenso puede tener de diez a quince. En cuanto a las sensaciones físicas de los genitales, se definen con los términos de "ardiente, electizante o cosquilleante", sensaciones que, por lo general, se difunden por todo el cuerpo. Por último, la mayoría de las mujeres experimentan contracciones musculares de la vagina o de la parte inferior de la pelvis, que se definen con el término de "vibración pélvica".

 

 
 
El punto G
 

EYACULACIÓN FEMENINA

Esta se refiere a la expulsión de una cantidad variable de líquido a través de la uretra o de la vagina durante el orgasmo. El líquido expulsado puede manifestarse en diversas formas:

  • Por emisión de un líquido claro o lechoso que surge de la vagina, químicamente similar al de la eyaculación masculina, pero que no contiene esperma y es generado por las glándulas parauretrales o de Skene,
  • Otra forma puede ser la emisión de orina debido a debilidad del músculo pélvico o a la incontinencia urinaria por estrés.
  • También puede presentarse una mezcla de estos dos líquidos.
  • También no se expulsa ningún líquido.

 

 

Caricias

 

CONSIDERACIONES FINALES

Es difícil hacerle entender a un hombre, que las mujeres no se fijan en el tamaño o aspecto de los genitales. La mayoría de ellas aprecian más la "calidad que la cantidad" y más bien… quién está detrás del pene… que su tamaño en sí.

Valoran mucho más las diferentes maneras de acercarse, ser acariciadas, atendidas, amadas y tener el placer sexual que da la sensación de "sentirse penetrada" por el hombre que le gusta o la ama.

Además, la parte final de la vagina se ensancha mucho como para sentir el roce del pene cuando este choca contra el cuello del útero. La mujer tiene una sensación desagradable, a veces dolorosa, durante la penetración profunda.

Por otra parte, el orgasmo y la satisfacción de una mujer no están relacionados con el tamaño o forma del pene porque la sensibilidad de la mujer está en el clítoris y el tercio externo de la vagina, de allí la expresión de que no importa lo "largo"… sino lo "tieso" y… lo "travieso".


Clítoris Página 2 de 2 Cuello del útero
Clítoris Página 1 Página 2 Cuello del útero

 Artículos relacionados: 

   ¿Cuáles son las complicaciones de la sífilis? visto 57365 veces
   ¿Cómo se hace el diagnóstico y tratamiento de la candidiasis? visto 37790 veces
   ¿En qué consiste la mamografía? visto 3807 veces
   Calorías visto 7451 veces
   ¿Cuál es l frecuencia de la osteoporosis? visto 4446 veces


Banners patrocinados
Anuncios patrocinados
Tu tienda online
 
   
Es considerado una de las mejores alternativas como ejercicios para tonificar, fortalecer y mejorar la flexibilidad muscular.
 
   
Alivia el dolor y la inflamación.
 
   

Twitter
Alexa traffic