MASCULINOS
Desarrollo de los genitales
Pene
Escroto y los testículos
Los conductos y el epidídimo
Otros órganos genitales internos
Visto:  33262 
   LOS CONDUCTOS Y EL EPIDÍDIMO   
Página 1 de 1
Página 1

OTROS ORGANOS GENITALES EXTERNOS

 
 
Testículos, epidídimo y conductos
 
 
 
 

CONDUCTOS EFERENTES

Todos los conductos del testículo convergen en una estructura llamada el "rete testis", consiste en una compleja red de tubos en la que viajan una gran concentración de espermatozoides.

Esa red tragaluz de tubos converge en una estructuras que forman los conductos eferentes, que en número de 12 a 20, llevan a los espermatozoides la parte superior del epidídimo.


EPIDÍDIMO

El epidídimo un órgano que está cabalgando sobre cada uno de los testículos. Está formado por unos 5 cm de conductos, densamente enrollados sobre sí mismo, que forma una masa en forma de letra C, que encaja en el borde posterior del testículo.

Funciona como cámara de maduración y depósito de espermatozoides y pueden ser almacenados por largos períodos, hasta que ocurre su salida durante el orgasmo masculino. En esta estructura se describe una cabeza, en relación con el polo superior del testículo; un cuerpo, sobre el borde posterior de la gónada; y una cola, en relación con el polo inferior. La cola se continúa con el conducto deferente, que es por donde viajan los espermatozoides en el momento del orgasmo.

En el proceso final de maduración, el espermatozoide adulto adquiere su movilidad y capacidad de fertilización, a su paso por el epidídimo y los genitales masculinos y femeninos en un proceso de maduración final que se llama "capacitación". Los espermatozoides producidos por el testículo esperan en el epidídimo a que ocurra el orgasmo, en ese momento, las fibras musculares que lo rodean expulsan el mayor número de espermatozoides posibles dentro de los conductos deferentes en su viaje hacia el exterior.

 

CONDUCTO DEFERENTE

 
 
Vesículas seminales y otras estruturas de
los genitales masculinos internos
 
 
 

Son dos estructuras que forman parte de las vías espermáticas que están formadas por la unión del conducto deferente, que viene del epidídimo, y el conducto de la vesícula seminal. Tienen un fino conducto de paredes resistentes que realiza un recorrido de unos 60 cm.

Su porción proximal está afuera, en el escroto, aunque la mayoría del trayecto no se puede sentir, porque su recorrido está en los genitales internos. En la parte final de su trayecto, el conducto deferente se dilata formando la ampolla del conducto deferente, que se encuentra en relación con la cara posterior de la vejiga y por dentro de las vesículas seminales.

La ampolla y el orificio por donde drenan las vesículas seminales se estrechan en la base de la vejiga y se unen para formar el conducto eyaculador. En el momento del orgasmo los espermatozoides provenientes del epidídimo se unen con el líquido seminal, que es expulsado por las vesículas seminales. Esa estructura pasa a ser como órganos genitales internos.

 


Escroto y los testículos Página 1 de 1 Otros órganos genitales internos
Escroto y los testículos Página 1 Otros órganos genitales internos

 Artículos relacionados: 

   Otros órganos genitales internos visto 11331 veces
   Los conductos y el epidídimo visto 33262 veces
   Desarrollo de los genitales visto 41969 veces
   Desarrollo de los genitales visto 11709 veces
   Desarrollo de los genitales visto 12875 veces


Banners patrocinados
Anuncios patrocinados
Es considerado una de las mejores alternativas como ejercicios para tonificar, fortalecer y mejorar la flexibilidad muscular.
 
   
Es una modalidad de crédito hasta 36 meses para pagar, dirigido a Tratamientos de fertilidad o relacionados con la concepción.
 
   
FEGEM (Hierro con Ácido Fólico)
 
   

Twitter
Alexa traffic