FEMENINOS
Desarrollo de los genitales
Monte de Venus
Labios mayores y menores
Vulva y otras estructuras vestibulares
Himen
Clítoris
Vagina
Cuello del útero
Utero
Trompas de Falopio
Ovarios
Visto:  37856 
   CLÍTORIS   
Página 1 de 1
Página 1

CLÍTORIS

 
 
Relación del clítoris con pelvis ósea
 

Aunque usted no lo crea, el clítoris mide de 10 a 13 cm..... ¿pero como está tan oculto?. El clítoris es el órgano eréctil de las mujeres y está ubicado en la parte superior de la vulva. Está unido a los labios menores y recubiertos parcialmente por el glande del clítoris.

El clítoris está formado por los mismos tejidos del pene y, en su mayor parte, funciona igual que este. La única diferencia importante entre los dos, es que la uretra de la mujer no pasa a través del clítoris, a diferencia del pene que esta englobado dentro de la "uretra peneana".

Su característica más notable que tiene un haz de terminaciones nerviosas, 8.000 para ser exactos, una concentración mayor que la que se da en el resto del cuerpo en un solo órgano, incluidas las puntas de los dedos, los labios, la lengua y el pene. Esto hace que sea la parte más sensible del cuerpo humano.

La relación del clítoris con la pelvis osea es muy importanta de detallar, como se ve en la siguiente figura:

 

 

HISTORIA

La palabra clítoris viene del griego "kleitoris", que significa "montaña pequeña", pues los antiguos griegos sólo podían ver el glande. También se dice que el clítoris se conoce con el término de "llavecilla", pero.... como en todas las llaves, no se puede usar si no se saben las palabras mágicas... y estas son: excitación, excitación y excitación; y ni se te ocurra tocarlo si tu pareja no está bien excitada, porque se va a molestar.

Fue descrito por primera vez por el anatomista Realdo Columbo (1516-1559) quien, en 1559, publicó un libro llamado "De re anatomica", que lo describió así:

..."como nadie ha descubierto estos detalles y su propósito, si se permite que le dé nombres a cosas que descubro, debería ser llamado el amor ó dulzura de Venus, el placer de Venus, la sede del placer femenino o como una cosa bella y útil....

La aseveración de Columbus fue rechazada por su sucesor en la universidad, Gabriele Falloppio, que se adjudicó el ser el primero en descubrir el clítoris. En el siglo XVII, el anatomista holandés Caspar Bartholin (véase glándulas de Bartolino) rechazó ambas pretensiones, diciendo que el clítoris ya era ampliamente conocido por la ciencia médica desde el siglo II.

Durante la época victoriana del siglo XIX, las mujeres que padecían de problemas uterinos, hormonales o emocionales eran diagnosticadas con una supuesta enfermedad llamada “histeria femenina". Esta no tenía remedio y solo podía ser aminorada por medio de "masajes de clítoris”, equivalente a lo que hoy en día reconocemos como masturbación.

Los médicos manipulaban la vulva de la paciente hasta que esta alcanzaba el orgasmo, momento en que se aplacaban los síntomas de su mal. La lista de síntomas asociados con este mal era tan larga que llegó un momento en que el número de casos se convirtió en una "epidemia". Cabe notar que muchos de esos síntomas como la pesadez abdominal, la lubricación vaginal excesiva y la conducta lujuriosa, serian reconocidos hoy en día como indicios de "frustración sexual".

En 1966, William Masters (1915-2001) y Virginia Johnson (1925-), hicieron un estudio en el que filmaron y observaron más de 10.000 estudios durante la el coito, con el fin de describir de forma científica y objetiva los cambios físicos que se producían durante la actividad sexual. Estos autores dividieron las fases de la respuesta sexual en cuatro: excitación, meseta, orgasmo y resolución. Posteriormente Kaplan, en 1978, añadió una fase inicial de deseo y Leiblum, en 1990, agregó una fase final llamada satisfacción.

 

PARTES DEL CLÍTORIS

 
 
Partes del clítoris
 
 

El clítoris es muy complejo y especializado y tiene un sólo propósito... “darle placer sexual a la mujer”. Es el único órgano exclusivamente sexual porque el pene también sirve para orinar y la vagina para el nacimiento del bebe, pero el clítoris es… puro sexo.

El clítoris tiene tres porciones: el glande, el cuerpo y las raíces. Las tres estructuras miden en conjunto 10 a 13 cm como promedio, lo cual es una sorpresa para la mayoría de las personas que desconocen esto. Lo que pasa es que casi todo el clítoris está oculto y sólo una pequeña porción del glande es visible.

Glande. Es la única porción visible del clítoris y está hecho completamente de tejido eréctil muy suave llamado cuerpo esponjoso, como en el pene. Tiene muchas terminaciones nerviosas que lo hace sumamente sensible. Este órgano tiene medidas diversas, el tamaño medio del glande del clítoris, cuando no está erecto, es de unos 4 a 5 mm, pero varía entre 1 a 1,5 cm durante la relación sexual.

La superficie del glande no se cubre con tejido de piel corriente, lo que hay allí es muy parecido a la membrana mucosa del prepucio. Estas glándulas que producen aceite son diminutas y pueblan la superficie del glande, este aceite es el que produce apariencia brillante del glande y le permite al prepucio deslizarse fácilmente sobre él.

clitoris 
 
Disección del clítoris
 
 
 
 

Igual que el pene, el clítoris se pone rígido, se hincha y esta más sensible durante la excitación sexual. El fin del clítoris es únicamente proporcionar placer sexual para la mujer, para este propósito tiene unas 8.000 terminales nerviosas, al punto que duplica las que tiene el glande del pene y menos que la lengua o la punta de los dedos.

Cuerpo. Está formado por dos estructuras llamadas cuerpos cavernosos, que están unidos y parecen como una sola estructura. Tienen forma cilíndrica y su interior es como una esponja que se llena de sangre durante el estímulo sexual, al igual que lo hacen los cuerpos cavernosos del pene.

El cuerpo del clítoris se puede palpar durante la excitación sexual como un cordón, cubierto por piel, que se encuentra por debajo del hueso púbico. La longitud del cuerpo del clítoris varía entre 4 y 5 cm.

Raíces. Los dos cilindros que forman el cuerpo del clítoris, al llegar al hueso púbico se separan y amoldan a la forma de los huesos pelvianos, formando una V invertida. La longitud de las raíces del clítoris puede llegar a medir hasta 6 a 7 cm. La mejor forma de darse una idea exacta de la situación anatómica del clítoris es mediante la disección de la vulva en un cadáver, la cual se puede ver en la figura anexa.

 

FUNCIÓN DEL CLÍTORIS

 
Clítoris en movimiento
 
 

La fuerte unión de la parte superior de los labios menores con el clítoris, hace que el movimiento de penetración del pene mueva los labios y, de esta manera, se estimula el clítoris. Esto produce un crecimiento más rápido y pronunciado, que la estimulación indirecta mediante fantasías, manipulación de las mamas, etc.

Para un 20-30% de mujeres, este estímulo es suficiente para producir un orgasmo, cuando se combina con las sensaciones causadas por el pene, acariciando las paredes vaginales durante los movimientos de empuje.

Otro 20-30% alcanzan el orgasmo con la penetración, pero necesita estímulos clitoridianos simultáneos, el resto sólo lo logran con la manipulación del clítoris o del capuchón del clítoris; o sea que, un 70 a 80% de las mujeres necesitan un estímulo del clítoris para lograr el orgasmo.

 

PAPEL EN LA REPRODUCCIÓN

A diferencia del pene o de la vagina, el clítoris no tiene un papel importante en el coito o en la reproducción, pero constituye un verdadero regalo anatómico para las mujeres, debido a que su única función conocida es concentrar sensaciones sexuales y placer erótico. Está allí solamente para hacer que la mujer sienta placer, y es muy sensitivo.

Una de las maneras de producir placer en el clítoris es mediante el sexo oral o "cunnilingus". La zona erógena por excelencia de la mujer es el clítoris y durante el orgasmo es cuando más sensible se pone, se retrae y se esconde debajo de su capuchón, para evitar el contacto directo. En algunas mujeres el estímulo clitoridiano directo es doloroso y algunas no le toleran ninguna forma de estímulo porque experimentan dolor, aún cuando sea tocado indirectamente, de allí que el glande está protegido por el prepucio.

Hay muchos hombres, que desconocen esta excesiva sensibilidad. Les gusta estimular el clítoris en forma directa, cuando a la mayoría de las mujeres le gusta la estimulación indirecta, sobre el capuchón que cubre el cuerpo del clítoris. También les puede producir frustración en una relación sexual inconclusa, después de haber llegado a un alto grado de estimulación sexual, si la mujer no alcanza el orgasmo el clítoris permanece excitado inclusive por varias horas y puede ser molesto.

 

POSICIÓN IDEAL

La posición de Andrómaca y la de la Monta (la mujer arriba y hombre abajo), permite el roce del clítoris con la pelvis del compañero, siendo dueña de la situación y puede dar rienda suelta a las fantasías de dominación. Ella guarda un control total permitiéndole estar más en confianza, controla el ritmo de la penetración vaginal, la profundidad y encontrar los correctos movimientos para maximizar su placer.

Tanto el punto G como el clítoris, son intensamente estimulados en esta posición, siendo la favorita de un gran número de mujeres porque permite llegar más fácilmente al orgasmo. Para el hombre constituye un excitante posición, ya que permite relajarse, puede ayudar elevando rítmicamente la pelvis y observar a la mujer excitándose encima de él, así como también acariciar los muslos, nalgas y pechos de su compañera.

 

Posición de Andromaca  

 
 

    Posición de la Monta

 
 
 

 

CLITOROMEGALIA

 
 
Clitoromegalia
 
 
 
 

Casi todas las mujeres tienen el glande del clítoris pequeño, pero en contadas excepciones puede haber un crecimiento exagerado, porque en el momento de la excitación sexual, los cuerpos esponjosos del clítoris se llenan de sangre y puede llegar a tener un aspecto similar al de un pene pequeño llamado "clitoromegalia".

Este aumento anormal del clítoris, no debe ser confundido con el aumento normal del tamaño del clítoris, que varia entre 1 y 1.5 cm durante estímulo la relación sexual. Puede estar asociado a problemas endocrinos de las glándulas suprarrenales o bien, pueden tener un origen congénito. Es una situación incomoda para la mujer, que sienten que tienen un pene en vez de un clítoris.

Algunas mujeres nacen con ello, lo cual dificulta determinar si el feto es macho o hembra. También lo pueden adquirir debido al uso de anabolizantes o testosterona, que es un consumo habitual en algunos transexuales.

Otras lo buscan deliberadamente como una forma más de modificación corporal inyectándose tetosterona a directamente en el clítoris. Otras lo buscan como forma de modificación corporal inyectando testosterona en el cuerpo o directamente en el clitoris.

 

FASES DE LA RESPUESTA SEXUAL


tooltips_imagen

Fase de deseo

Fase de deseo. Esta fase consiste en las ganas que se sienten de iniciar una actividad genital, es una especie de apetito o interés sexual. El deseo tiene que ver con lo físico, ya que en ese momento se activa una parte del cerebro que libera unas sustancias llamadas hormonas.

La testosterona es la hormona de la sexualidad y se supone que es la hormona masculina; sin embargo, la mujer también la produce en cantidades menores en sus ovarios y glándulas suprarrenales. Después de la primera regla (menarquia) y por efecto de los estrógenos, comienza lo que algunas madres definen como "mi hija tiene las hormonas alborotadas".

El que haya un buen nivel de deseo, no significa que la pareja quiera hacer el amor en cualquier momento y en cualquier lugar, porque los niveles de deseo sexual de él pueden diferir de los deseos de ella. Si una persona se siente muy cansada, probablemente su apetito sexual se vea disminuido.

 

 

 

 
 
Fase de excitación
 

Fase de excitación. Esta fase es la consecuencia de la estimulación sexual que puede ser física, psicológica o una combinación de ambas. Las respuestas sexuales, se asemejan a otros procesos fisiológicos, en la medida que se pueden desencadenar lo haran no sólo mediante contacto físico directo, sino a través del olfato, la vista, el pensamiento o las emociones.

Mientras que la erección del pene es la evidente manifestación de la excitación sexual masculina, en la mujer se observan varios cambios que muchas veces no son tan obvios para él.

Una relación sexual para ser placentera debe durar en promedio entre 7 y 13 minutos. Después de 30 se considera algo excesivo y hay quequitarle a la gente el estrés y la presión de supuestos tiempos récords que se debe alcanzar para ser un buen amante.

 

 
 
Fase de meseta

 

Fase de meseta. En esta fase se produce un aumento de la tensión sexual por encima del nivel basal o línea de arranque y se mantienen e intensifican los niveles de excitación, que en principio preparan el terreno para el orgasmo. Aquí la respiración se entrecorta, las pulsaciones son muy altas y todos los efectos de la excitación aumentan.

La duración de esta fase varía mucho de un individuo a otro. Para los hombres que tienen dificultad en controlar su eyaculación, esta fase es extraordinariamente breva y es lo que se llama "eyaculación precoz".

En el caso de algunas mujeres, una fase de meseta suele ser breve y puede preceder a un orgasmo de gran intensidad. En cambio, en otros individuos, una fase de meseta larga y pausada produce una exaltación erótica e íntima, que constituye de por sí, un final satisfactorio, tanto para el hombre común para la mujer.

 

 
 
Fase de orgasmo
 

Fase de orgasmo. Esta es la más corta de todas las fases del ciclo de la respuesta sexual y es difícil saber los límites de un orgasmo, porque tan sólo dura unos segundos. Sin embargo, la respuesta deja un amplio margen de 5 a 50 segundos, dependiendo de la intensidad de la respuesta sexual.

En esta fase la intensidad, duración y el placer global, puede variar de un coito a otro, de una pareja a otra, y de un momento de vida a otro. Lo nuevo, lo diferente, la frecuencia, el estado emocional, el grado de excitación, la ansiedad, la culpa, la ira o la depresión y tantos otros factores, juegan un papel importante en la consecución del orgasmo.

El orgasmo masculino es único, mientras que la mujer tiene la capacidad de múltiples y variadas respuestas orgásmicas, que van a depender de las características personales.

 

 
 
Fase de resolución
 

Fase de resolución. Para un número importante de mujeres experimentar ese breve instante de un acto sexual es una meta casi inalcanzable y la media para conseguirlo es de unos 20 minutos. En esta fase se invierten las alteraciones anatómicas y fisiológicas que ocurrieron durante las fases anteriores.

En las mujeres, las contracciones musculares del orgasmo extraen la sangre de la vagina, lo que provoca la desaparición de la "plataforma orgásmica". El útero retorna a su posición de reposo, desaparece la coloración de los labios y, tanto la vagina como el clítoris, reducen su tamaño y vuelven a su posición habitual.

Durante la fase resolutiva, la estimulación del clítoris, los pezones o la vagina puede resultar desagradable. Si la excitación ha sido intensa, pero no ha habido orgasmo, el retorno a la normalidad hace que la fase de resolución sea más lenta.

 

 

Fase de satisfacción. Esta fase sexual, está ligada a la intimidad, es la máxima expresión afectiva, mayor comunicación emocional y un encuentro entre lo físico y lo espiritual. Cada miembro suele estar muy satisfecho de su relación, porque esta le permitió disfrutar de muchas ventajas a nivel personal:

  • Pudo expresar su sexualidad.
  • Pudo tener a alguien con quien poder hablar de todo.
  • Tuvo la sensación de sentirse querido y de querer a alguien.

En relación al orgasmo es importante saber la intensidad con que se realizó, para saber cuál es el grado de satisfacción. Por ejemplo una mujer multiorgasmica va a tener una respuesta mucho más intensa que la que tendría si en la relación no hubiera tenido un orgasmo. Esto puede ser muy común, porque la sangre atrapada en los órganos pélvicos pueden dar lugar la sensación de pesadez y malestar pélvico.

 

 

CONSIDERACIONES FINALES

 

La satisfacción y el orgasmo de una mujer no están relacionados con el tamaño o forma del pene porque la sensibilidad de la mujer está en el clítoris y el tercio externo de la de allí la expresión de que no importa lo largo... sino lo tieso y... lo travieso.

Lo más increíble es que, para la mayoría de las mujeres, el tamaño del pene no es tan importante. Es difícil hacerle entender a un hombre, que las mujeres no se fijan en el tamaño o aspecto de los genitales. La mayoría de ellas aprecian más la “calidad que la cantidad” y más bien…. quién está detrás del pene… que su tamaño en sí. Valoran mucho más las diferentes maneras de acercarse, ser acariciadas, atendidas, amadas y tener el placer sexual que da la sensación de "sentirse penetrada" por el hombre que le gusta o la ama.

Por otro lado, las mujeres prefieren un pene pequeño porque uno grande puede causar que una mujer experimente incomodidad al practicar coito vaginal. La parte final de la vagina se ensancha mucho como para sentir el roce del pene, pero cuando uno grande choca contra el cuello del útero, la mujer puede tener una sensación desagradable, a veces dolorosa, durante esa penetración profunda. También disfrutan más del coito anal porque pueden preferir uno pequeño, que no les genere molestia por la distención que genera un pene grande. La incomodidad física a veces, pesa más que el placer emocional.

 


Himen Página 1 de 1 Vagina
Himen Página 1 Vagina

 Artículos relacionados: 

   Siento cansancio, insomnio y cambios de humor visto 33619 veces
   ¿Cuál es la importancia de la actividad física? visto 134602 veces
   ¿Puedo hacer yoga durante el embarazo? visto 4040 veces
   Complicaciones de las tuboplastias visto 3791 veces
   ¿Qué se considera una comida chatarra? visto 28992 veces


Banners patrocinados
Anuncios patrocinados
FEGEM (Hierro con Ácido Fólico)
 
   
Para tener un sueño natural y reparador.
 
   
Tu tienda online
 
   

Twitter
Alexa traffic